miércoles, 2 de marzo de 2016

Programa de atención a la mujer con Fibromialgia

De mi experiencia sobre los beneficios del trabajo con la matriz y con el placer desarrollé este Programa de atención a la mujer con Fibromialgia.

Los resultados han sido muy alentadores, porque esta secuencia de ejercicios de conexión con la matriz, con las mamas y con el placer ha aliviado los dolores, ha empoderado a la mujer y ha mejorado su calidad de vida en forma muy notable.

Te invito a ver el video de presentación del Programa:




Más información en la página:

https://programafibromialgiamujer.wordpress.com/

jueves, 21 de enero de 2016

Inicio Diplomado de Sexualidad Holística on line Marzo 2016


Diplomado de Sexualidad Holística vía on line
(Primera parte)

Dictado por la Dra. María Gabriela Santini Vila


Marzo 2016 a Noviembre 2016

Este Diplomado está diseñado para dar una formación sobre la sexualidad integrando cuerpo-mente-emociones y espíritu.

Esta dirigido a toda persona que quiere adentrarse en profundidad en el tema sexual manejando conceptos de energía sexual, multidimensionalidad, expansión del corazón y de la consciencia.
Es una herramienta poderosa para experimentar la sexualidad de una forma nueva, con sensaciones nunca antes contactadas y con amor, respeto y honra.

No se requiere estar en pareja.

La energía sexual es la energía de la vida y su sanación y activación tiene un efecto en todas las dimensiones del ser.

La creatividad, la productividad, la alegría de vivir 
son consecuencias de trabajar con la sexualidad, sanarla y activarla.

Si deseas más información visita la página:


lunes, 16 de noviembre de 2015

La energía sexual y el estado islámico



Recientemente a raíz de los últimos acontecimientos de ataques terroristas he decidido hacer un análisis de la dinámica o danza de la energía sexual que está ocurriendo.
Para entender este análisis es fundamental recordar que la energía sexual masculina es energía de fuego y la energía sexual femenina es energía de agua.
El fuego del masculino se refresca y se calma en el agua del femenino. El sano equilibrio es un fuego que caliente el agua y un agua que refresque el fuego. No un fuego que consuma el agua ni un agua que apague el fuego.
Luego de este preámbulo poniendo las bases de cómo funcionan las energías quiero hacer la siguiente reflexión.
Se nos ha comunicado espiritualmente que estamos en los tiempos del despertar de la Diosa. Cierto que eso es un misterio espiritual difícil de conceptualizar en palabras, pero es posible ver que está ocurriendo cuando observamos las actitudes y estados de consciencia que han ido creciendo en toda la humanidad.
Estamos en los tiempos de la apertura del corazón, con la manifestación de las emociones y los sentimientos. Además estamos aprendiendo a estar en silencio y a permitir que los mensajes broten desde el sentir más que desde el pensar. Y hemos sido enormemente desafiados a aprender a fluir, a entregarnos y rendirnos. Todo esto no es más que la actuación de la esencia femenina y su manifestación en diferentes formas.
Es lógico pensar entonces que haya un "rebote" energético de parte de la esencia masculina. Hay que tener presente que todo lo que pensamos y sentimos crea una consciencia real y tangible. En la medida que la esencia femenina se empodera y se hace real como un egregor, la esencia masculina comienza a protestar.
Estamos como una balanza que tenía su plato del lado derecho completamente hundido por exceso de energía masculina y se le empezó a llenar el plato izquierdo con esencia femenina. Esto ha producido un despertar de la consciencia del lado derecho que no está dispuesta a permitir que el lado izquierdo crezca.
No se trata de algo bueno o algo malo. Es solo una danza de energías que tienen consciencia, están vivas y luchan por sobrevivir.
Quizás algunos reconozcan la misma lucha cuando los protagonistas son la Luz y la Oscuridad. Todos sabemos que cuando aparece el Amor en los lugares donde hay algo diferente al Amor....pues se libra una batalla energética como en la imagen del demonio que se retuerce porque le cae una gota de agua bendita.
Eso mismo es lo que veo que pasa con la danza entre la energía sexual masculina y la energía sexual femenina.
Observando y estudiando un poco la energía que emana de las imágenes que se presentan sobre los hombres asociados al Estado Islámico es posible ver la intensidad con la cual se manifiesta la energía sexual masculina pura.
Son casi todos jóvenes, de cuerpos firmes, de vello en el rostro, con una gran intensidad de energía represada que liberan hacia afuera o bien en gritos, levantando los brazos, o disparando.
Cuando hacen las ejecuciones las hacen desde atrás, sin ver los ojos de su víctima, como en una especie de penetración animal en donde es imposible que se pueda abrir el corazón.
El arma que se lleva en la mano es una proyección del pene y los disparos son la eyaculación.
La fuerza y el furor con el cual disparan no es más que una necesidad demasiado intensa de proyectar la energía sexual masculina o energía de fuego que se encuentra represada incoscientemente en sus cuerpos.
Tienen energía de fuego en exceso y su sexualidad con mujeres no les calma la sed.
Investigando sobre el testimonio de mujeres que han podido escapar del Estado Islámico se encuentra referencia de una sexualidad agresiva, violenta y desconectada de sentimientos. Sí hay mucha emocionalidad en esa sexualidad. La emoción de rabia, de deseo de perderse más allá del control consciente. Pero no hay sentimientos que pertenecen a un escalón evolutivo más alto y están asociados al amor.
La mayoría de los testimonios son sobre violaciones, humillaciones y tortura a las mujeres. Puede que haya otra realidad que cuenten quienes no salen de las ciudades tomadas por el Estado Islámico, pero conociendo como funciona la energía no veo posible que haya una sexualidad amorosa, gentil, de honra y de respeto entre las personas que viven en ese medio, porque el exceso de energía sexual masculina de fuego que se observa hasta en el paisaje caliente y árido lo hace casi imposible.
Habrá casos contados, no lo dudo, pero definitivamente hay una matriz de energía sexual desequilibrada que es fácil percibir en las imágenes y en los actos que los representantes del Estado Islámico realizan.
Otro elemento muy enigmático de esta danza de energías es que el acto de matar resulta una experiencia erótica. Hay muchísimas descripciones del éxtasis sexual en el cual entraba el pueblo que era testigo de torturas y muerte durante la edad media, especialmente cuando cazaban a la mujeres que acusaban de brujas.
Cuando vemos películas que recrean esas escenas no vemos la realidad de lo que ocurría. Se producía un estado de excitación sexual que se contagiaba entre todos los asistentes. La muerte es erótica y excitante.
No dudo que quienes son voluntarios a inmolarse en nombre del Estado islámico sean sometidos a una contención sexual muy severa, para luego convertirse en una bomba de fuego sexual que eyaculará disparos sin cesar en un fervor erótico y espiritual que les impide que la razón actúe y ya una vez comenzada la fiesta interna con su propia energía no pueda parar hasta morir.
Auto estallarse no es más que el gran orgasmo final.
Qué increíble danza de energía sexual.
Los misterios de la vida humana....la misma energía para crear vida y la misma energía para destruirla...
Es imposible analizar todo esto y no preguntarse...¿Y entonces....como se arregla esto?
Por mi parte pondré mi grano de arena en el trabajo proactivo por elevar la energía sexual desde los vórtices en donde su expresión es agresividad, lujuria y poder hacia el vórtice del corazón...
No creo que en mi encarnación logre ver un avance más allá de ahí.
A los que quieran participar en este trabajo de consciencia los invito a estudiar su propia sexualidad, ver como se reflejan en una sexualidad violenta, lujuriosa y desde el manejo de poder y pedir al universo la elevación de la consciencia para poder acercar la sexualidad a la vibración del amor.
Es el mejor aporte que podemos hacer desde cada uno de nosotros en contacto con nuestro Ser y con el gran proyecto de evolución consciente al que hemos despertado.